La carrera de un ejecutivo o ejecutiva puede depender de la vida misma de la empresa para la que labora. Igualmente su futuro dependerá mucho de cómo logre compenetrarse con su equipo de trabajo, colegas en otros departamentos y superiores.

La vida laboral misma se convierte en una carretera o pista en donde los obstáculos y señales pueden aparecer en cualquier momento y encontrar inclusive algunas vueltas sin retorno.

Supongamos que la empresa está en etapa de crecimiento y las oportunidades son variadas y de amplio crecimiento y desarrollo. Adjunto 5  estrategias que podrían servirle para alcanzar la cima de la mejor manera.

Establezca su credibilidad – a medida que avance en su carrera, mas personas dependerán de usted. La rutina diaria se convierte en una permanente conversación con más departamentos y personas en todos los niveles de la organización. Su liderazgo será puesto a prueba. Su trabajo se convertirá paulatinamente más en tareas de liderazgo que en hacer su trabajo solamente. Por ejemplo, cuando se es tomado en cuenta para una posición de dirección o vicepresidencia se estarán tomando más en cuenta sus actitudes y comportamiento con su gente, que sus mismas calificaciones académicas y rendimiento laboral. Dependerá mucho de la percepción y valía de su trabajo como líder de grupos de gente y en la colaboración como superior o compañero en temas de crecimiento y desarrollo de sus subalternos o pares.

Levante la mano y gane reconocimiento – el lugar de trabajo también es una arena de alta competitividad. Para hacerse notar necesitara hacerse escuchar. Se sugiere dar su opinión abiertamente en reuniones; relájese dejando saber su punto de vista, ejercite su buena escucha y no solo espere su turno, sino que cruce su opinión. Puede ser un muy buen trabajador, pero si pasa desapercibido en las conversaciones y debates estará invisible y sobretodo dejara pasar, casi sin saberlo, oportunidades de ascenso o de ser tomado en cuenta para mas proyectos. Con mucha sensibilidad deje saber en qué está trabajando, cómo y con quién está buscando soluciones a los retos laborales o proyectos encomendados. Hablar de aspiraciones y metas no es malo si se dice en el momento adecuado. Si le interesa un proyecto o quiere innovar hable con su jefe y explique sus circunstancias y como podría ayudar.

Sea analítico y resuelva problemas – cuando se trata de problemas la primera reacción es buscar soluciones rápidas y a la postre inconsistentes. Mejor analice con anticipación, pregúntese a usted mismo si tienen las herramientas y el insumo necesario para resolver el problema. Es mucho mejor analizar de manera inteligente primero y luego formular las preguntas que lleven a ver la luz al final del túnel. Luego desarrolle su tesis de manera eficaz y comunique la calidad y cantidad de parámetros que considera necesario para solucionar el conflicto o problema. Al final, los líderes que solucionan problemas con capacidad de análisis y raciocinio son los que logran ser visibles ante la más alta gerencia.

Encuentre un mentor para su éxito – por lo general los gerentes y líderes exitosos mencionan que su avance en la empresa la deben a sus equipos de trabajo y son mencionados como los “culpables” de su éxito y avance profesional. Sin embargo tampoco es mala idea conseguir a un mentor que pueda potenciar su habilidad para alcanzar mejores posiciones. Muchas veces, en empresas de altísima competitividad, estar al lado de un buen mentor es clave para avanzar. Debe encontrar a alguien con su estilo de comunicación y personalidad y que, en el mejor de los casos, ya haya escalado a la posición en búsqueda dentro de la organización. Un buen mentor podrá señalarle el mejor camino, advertirle de los obstáculos con los que podrá encontrarse y llevar sus deseos a mejor puerto. Dependiendo de la situación, su mentor o mentora también podrán ser su mejor patrocinador para llegar a la posición deseada, siempre y cuando usted demuestra talento de sobra, entusiasmo y capacidades para realizar la tarea.

Trabaje en sus habilidades interpersonales – si su rol es de líder, jefe, director o vicepresidente de una unidad de negocios, será mejor que esté preparado para ser muy persuasivo y tener gran habilidad en comunicación. Debe influir en otros de muy buena manera, saber reconocer el momento y el lugar perfecto para tener conversaciones cruciales y usar las palabras más adecuadas. Tendrá que construir muy buenas redes a lo interno de la empresa, no importa el tamaño de esta. Lamentablemente es casi del diario vivir observar a profesionales de mucha valía dejar a sus empresas en razón de temas suaves no solucionados, por mala comunicación o gestión indebida en sus emociones o “habilidades blandas”. Sin dudarlo, la razón número uno de los profesionales que se quedan estancados en sus labores, son sus relaciones interpersonales.

A %d blogueros les gusta esto: