El desempleo en los mayores de 40 años, más que una preocupación personal, es ya una tendencia empresarial global. Estamos en años de cambio de mando generacional y los retos se presentan enormes para la generación nacida antes de 1978. Estas conscientes y prepararnos desde ahora es el mejor consejo. Los cambios hoy son más profundos, inesperados y pueden venir de todas partes.

 

Adjunto un análisis realizado donde se contemplan los puntos principales del porque no se contratan mayores de 40 años y de algunas ventajas y consejos.

 

Puntos negativos en la empleabilidad a partir de los 40 años

 

  • La mayor parte de empresas justifican su rechazo a profesionales mayores de 40 en las grandes obligaciones familiares que tienen, justificando que este tipo de responsabilidades los hace menos flexibles a la hora de adaptarse a nuevas situaciones que la compañía podría necesitar en un futuro cercano (como, por ejemplo, el desplazamiento o la movilidad).
  • Otra de las razones, y que está en la línea del punto anterior, está relacionada con la menor flexibilidad a la hora de adaptarse a nuevos horarios y situaciones propias de organizaciones modernas, cuyas jerarquías son más horizontales que hace años.
  • Los empleados mayores de 40 años tienen una extensa carrera laboral, lo que hace que tengan ya adquiridos una serie de vicios en el trabajo que muchas compañías quieren evitar. Eso no significa que su rendimiento laboral no pueda ser óptimo, simplemente consideran que la capacidad de un joven para involucrarse en la filosofía y cultura corporativa de una empresa es mayor que la de una persona de más de 40 años e independiente.
  • Por último, el aspecto que más juega en contra de la empleabilidad de este tipo de perfiles es el salario. La gran experiencia y conocimientos que muchos candidatos demuestran hace que un salario alto esté más que justificado, y las compañías lo saben. A pesar de todo, algunas de ellas muestran reticencias para recuperar niveles salariales anteriores a la crisis.

Puntos positivos de la empleabilidad a partir de los 40 años

 

  • Los empleados de más de 40 años tienen una visión global de su trabajo, ya que muchos de ellos han pasado por diferentes fases y puestos de responsabilidad a lo largo de su trayectoria, un hecho que les otorga una mayor versatilidad que los jóvenes.
  • Las responsabilidades familiares también tienen su lado positivo, ya que aseguran un nivel de compromiso por parte del empleado mucho más grande que el de una persona joven.
  • Las redes de contacto o networking es otro de los factores importantes que aseguran la empleabilidad de los profesionales mayores de 40 años.

Consejos para potenciar la empleabilidad de los profesionales mayores de 40 años

 

Una vez que los profesionales senior son conscientes de los puntos fuertes y débiles de su situación, tienen que empezar a trabajar de forma activa para conseguir potenciar su nivel de empleabilidad y destacar por encima de los jóvenes en los procesos de selección. Algunos consejos validos son:

 

  1. El principal esfuerzo que los profesionales mayores de 40 años tienen que hacer es tratar de ganar visibilidad, sobre todo durante los procesos de selección: hacer patente su diferenciación en conocimientos, en experiencia…En definitiva, saber venderse de forma adecuada pero sin perder la humildad.
  2. Ser conscientes de que la formación continua no es una opción, es una obligación.
  3. Los profesionales mayores de 40 años que quieran potenciar su empleabilidad tienen que procurar ser más flexibles para poder competir con los profesionales más jóvenes, libres de obligaciones y con una gran ambición por mejorar. De ahí que sea necesario que los empleados senior sean capaces de aceptar trabajos a media jornada, en los que haya movilidad o se tenga que trabajar desde casa.
  4. Tener un perfil bien actualizado, completo y cuidado en las redes sociales más profesionales es un aspecto que repercutirá de forma muy positiva en la búsqueda de empleo de estos profesionales. Primero porque estarán a la última de cualquier noticia; segundo porque estarán en contacto directo con su red de contactos; y tercero, porque pueden aplicar a vacantes desde la propia red social o ponerse en contacto con los reclutadores de las empresas que más le convengan.

 

En definitiva, encontrar trabajo después de los 40 no tiene por qué ser un suplicio ni una misión imposible. Lo importante es analizar la situación de mercado y también nuestra propia situación, para así ser capaces de potenciar los puntos más fuertes de nuestro perfil y tratar de corregir los más débiles.

 

Fuente: “Tech Executive Search”

A %d blogueros les gusta esto: